bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Puedes registrarte y conectarte usando tu cuenta de:

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 80 + 29:
 
año 59 de la era ibañez


las series publicitarias (1962-1967)



  Dedicamos este pequeño capítulo a comentar las distintas series creadas por Ibáñez con patrocinio publicitario de otras empresas. La primera de ellas fue "Kitín, el amigo de los niños", financiada por la empresa de chocolates Nogueroles. Apareció en abril de 1962 en las revistas DDT y Pulgarcito. Lamentablemente Ibáñez sólo realizará dos tiras para dichas revistas y pronto abandonará el proyecto, que será continuado por Vázquez en las revistas DDT nº 572 (30/IV/1962) y Tío Vivo.



"Kitín, el amigo de los niños"
(DDT y Tío Vivo, 1962)


   Sólo dos meses después Ibáñez creaba otra serie publicitaria más: “Balín y balón”, con el fútbol como hilo conductor y el esférico como protagonista. La serie apareció por primera vez en el Tio Vivo nº 66 (VI/1962) y fue patrocinada por la empresa de balones plásticos Ceplástica-Áriz.

 

"Balín y Balón"
(Tío Vivo, VI/1962)

 
   Dos años después, en 1964, Ibáñez recibió el encargo de realizar otra serie publicitaria para promocionar un pegamento de origen alemán (UHU). La editorial Bruguera acababa de crear la agencia de publicidad "Nueva Línea" y esto desencadenó la creación de numerosas historietas enfocadas a publicitar diversos productos. Ibáñez creó así la serie "Uhu y el niño Prudencio" a la que dará vida durante más dos años. La serie apareció en las revistas "Pulgarcito", "Tío Vivo" y "El DDT", y estaba protagonizada por el búho Uhu (búho en alemán) y su amigo, el niño Prudencio. El pájaro llevaba consigo un tubo de pegamento que iba desperdigando por la calle generando así situaciones muy cómicas.
 

"Uhu y el niño Prudencio"
(Pulgarcito, Tío Vivo y DDT, 1964)
 
   Pero el trabajo desbordó al dibujante y supondrá más de un enfrentamiento con el entonces director editorial Rafael González. En palabras de Ibáñez: "Cuando se creó Nueva Línea, empezaron las broncas de los miércoles (ése era el día en que había que entregar el material en redacción). El señor González consideraba que estos encargos eran una interferencia clara en el ritmo desenfrenado de las entregas de las series regulares; no podía concebir que no pudiera entregar a tiempo el material para las revistas semanales por culpa de las historietas publicitarias”. Esto llevará a la editorial a sustituir a Ibáñez por Martínez Osete y Bernet Toledano, que le darán continuidad a la serie hasta su desaparición en 1969.

   Hablando de series promocionales no debemos olvidarnos de "Don Pedrito"; un personaje cuyo nombre procede del propio Pedro Domecq, propietario de las conocidas bodegas de Brandy "Fundador". Éste habría encargado a los estudios de José Luis Moro una serie de cortos de dibujos animados que serían proyectados en cine en los años sesenta. El éxito de los cortos fue tal que pronto se decidió contratar los servicios de la editorial Bruguera para que se realizasen una serie de historietas con este personaje. El trabajo recayó en Ibáñez. El personaje, un tipo bajito, calvo y con bigote (entonces conocido como "El hombre Fundador") apareció por vez primera en el Tío Vivo nº 185 de la segunda etapa de la revista (el 21/IX/1964) llamándose la serie "Don Pedrito, que está como nunca", en clara alusión a una frase publicitaria muy utilizada en la España de los años sesenta ("Está como nunca… ¡Fundador!"). A pesar de ser una tira publicitaria, las aventuras del personaje nunca llegaron a anunciar nada; Bruguera, sencillamente, compró los derechos del personaje del anuncio televisivo de Fundador”. Don Pedrito, lejos de anunciar una bebida alcohólica, era un simpático personaje que se dedicaba a deambular por las calles, cruzándose con amigos y conocidos y demostrando sus habilidades o debilidades. El humor que Ibáñez empleó en este serial fue mucho menos agresivo que el empleado en sus historias de Rompetechos, algo que se adaptaba mejor con su público infantil. A partir de 1967 la serie también pasó a manos de otros dibujantes (principalmente Blas Sanchís) debido, como se ha comentado ya, a la elevada carga de trabajo de Ibáñez. A Ibáñez no le hizo demasiada gracia la serie ya que el personaje se prestaba a poco por su diseño, con unos brazos tan cortos que ni siquiera llegaban a su sombrero.

 

"Don Pedrito que está como nunca"
(Tío Vivo, 1964)


  Más adelante aparecerán otras series publicitarias encargadas a Bruguera (de nuevo por la agencia "Nueva Línea") como "Pepsi Man" (1966) o "Kinito" (1966). La primera de ellas, "Pepsicola presenta a Pepsiman", apareció por primera vez en el Pulgarcito 1817 (28/II/1966) y surgió para promocionar la bebida refrescante Pepsicola. El protagonista es un niño rubio de aspecto bonachón capaz de transformarse en superhéroe tras gritar el nombre de la bebida pudiendo así solucionar cualquier problema o calmar los exaltados ánimos de algunos transeúntes. Su única arma: una pistola en forma de botella de Pepsi-cola.

 

"Pepsiman" (1966)
 
   La segunda de las series ("Kinito") aparecerá a partir del Pulgarcito 1854 (14/XI/1966) y hasta el Pulgarcito 1869 en números alternos. La serie promocionaba la kina San Clemente, un reconstituyente estomacal muy popular en aquella época. Su protagonista, Kinito, diseñado por los estudios Moro, adquiría una fuerza sorprendente al beber la kina, lo que le permitía resolver problemas al ritmo que imprimía el autor, que dibujó muy pocas páginas del personaje, todas ellas en la revista Pulgarcito durante dicho año.
 
 

"Kinito" (Tío Vivo, 1967)
 

página 7
 
páginas:
Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 (by Google Analytics)
 / ver.1.5 beta
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar